Hugo RG publicó un estado
15 de Ago. de 2021
Pase sanitario: un debate que crece en Europa y se extiende en el mundo
El certificado, pensado para facilitar el movimiento entre países de la Unión Europea y para habilitar el ingreso a espacios públicos, enfrenta a gru…

¡Tienes que ser miembro de humanistas para agregar comentarios!

Join humanistas

Comentarios

  • En relación al artículo "Tarjeta sanitaria: un debate que crece en Europa y se extiende por el mundo".

    "... El certificado, diseñado para facilitar los viajes entre países de la UE y permitir la entrada a espacios públicos, compara a los grupos antivacunas y de extrema derecha con los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil ..." es decir:
    "cuando uno no quiere entrar en los méritos de las posiciones, para evitar el enfrentamiento con quienes piensan diferente, se crean categorías negativas" a las que se puede atribuir la posición disidente para desacreditar la opinión sin tomarla en consideración ".
    En este artículo (https://prensaldia.com/contenido/5587/pase-sanitario-un-debate-que-...) está la esencia de un práctica consolidada de la memoria antigua con la que, no entrando en los méritos de las distintas posiciones de quienes no quieren aceptar este llamado "certificado sanitario", se unen todos en categorías como "ultraderecha" o en el genérico "antivaccinistas" que, en el panorama del lector común, no gozan de una "buena reputación" por desacreditar prejuiciosamente cualquier tipo de opinión contraria al supuesto principal que se quiere defender.
    Por el contrario, este supuesto (".. El certificado, diseñado para facilitar los viajes entre los países de la Unión Europea y permitir la entrada a los espacios públicos, ...) que en el artículo se resume como" .. una forma de crear un entorno epidemiológicamente más seguro para todos ", asume el carácter" adivinatorio "y positivo que nadie puede objetar.
    La base de esta suposición es que la vacunación protege la salud pública.
    Pues bien, analizando este concepto se debe inferir que esta protección, en orden de prioridad, debe traducirse "ante todo":
    1) Disminución de la gontagion y la transmisión viral entre individuos;
    2) Reducción del riesgo de agravamiento en personas infectadas.
    3) inmunización
    En el primer punto, la diferencia entre vacunados y no vacunados no parece existir ya que las vacunas actualmente en uso en Europa no tienen la capacidad de excluir la posibilidad de contagio incluso a la luz de las diferentes variantes que no reflejan las características de la virus sobre la base del cual se han producido (el de Whuan, por así decirlo) y ahora parece establecido que la carga viral entre los dos sujetos diferentes es la misma una vez infectados.
    En el segundo caso persiste el riesgo de agravación, parece en menor medida para los vacunados, pero en ese sentido sería necesario contar con datos y estudios basados ​​en encuestas estadísticas en profundidad y no simples "declaraciones de fe" (sin queriendo entrar en el asunto, señalaría que si dice que "... los más gravemente enfermos son los no vacunados ...", también se debe realizar un relevamiento en la zona pulpar que es notoriamente más propensa a moverse y contactos cercanos, sobre el porcentaje de personas vacunadas en estos grupos que en estos momentos resultados, etc.). En la actualidad, parece que incluso los estados más vacunados están sujetos a aumentos repentinos en el número de infecciones y hospitalizaciones relativas.
    En consecuencia, se puede suponer que puede haber consecuencias menos graves debido a las infecciones, pero por el momento no hay datos confiables y estudios en profundidad.
    En cuanto a las formas reales de protección que aún subsisten en la actualidad, las únicas que pueden garantizar en cierta medida la posibilidad de evitar el contagio son el distanciamiento social, las protecciones individuales y las normas de higiene que aún se mantienen, incluso en el ámbito de los partidarios del pase verde. , esencial.
    El tercer punto habla de inmunización, pero dado que las vacunas no pueden evitar el contagio, nuevamente a la luz de las diferentes variantes, se sigue que este objetivo es inalcanzable.
    En definitiva, estas consideraciones ponen en duda el "supuesto" por el cual este certificado puede tener tal valor como para garantizar realmente la salud pública. Queda, pues, reconocer que su función real no es más que una forma de imposición a la vacunación "encubierta" relativa a productos farmacéuticos en experimentación y para los que no es posible imponer una obligación formal precisamente por sus características experimentales y debidas. al riesgo de que puedan producirse fenómenos de efectos adversos de cierta gravedad que ya se están produciendo y que son la base de numerosos estudios e investigaciones también por parte de las autoridades sanitarias de los diferentes países y de la Unión Europea.

    Pase sanitario: un debate que crece en Europa y se extiende en el mundo
    El certificado, pensado para facilitar el movimiento entre países de la Unión Europea y para habilitar el ingreso a espacios públicos, enfrenta a gru…
This reply was deleted.